Foto

Cuatro aspectos clave al planificar un viaje en familia

Planificar un viaje en familia significa:

1. Escoger el destino y el medio de transporte desde el comienzo y con la debida anticipación. Debemos tomar en cuenta si el viaje será en temporada alta o baja, puesto que esto define los costos, la disponibilidad de hospedaje y de transporte, pero así mismo determinará si queremos estar en medio de un mar de turistas o pasarla en un lugar tranquilo y sin aglomeraciones.

2. Asegurarnos de contar con el presupuesto suficiente, preferiblemente producto del ahorro de todos (incluso los pequeños deberían tener su alcancía), o de unos ingresos extra, y evitar endeudarnos. Recuerda que el propósito principal no es el viaje en sí mismo sino que podamos compartir y disfrutar de nuestra compañía mutua.

3. Programar las excursiones y las actividades básicas, sin olvidar que debemos dejar espacios para el esparcimiento libre.

4. Preparar el equipaje de cada uno con anticipación y con base en una lista: una para los padres y otra para cada hijo. Si viajamos con bebés o niños pequeños, no puede faltar en la maleta de los pequeñines:

• Un termo
• Un calentador de biberones
• Chupos (si los utiliza)
• Su juguete preferido
• Baberos
• Pañales y toallitas húmedas
• Toallas de baño, jabón, crema hidratante, protector solar, cepillo, colonia
• Bolsas plásticas
• Cargador (para llevarlo alzado)
• Cuna de viaje
• Botiquín: analgésicos, curitas, alcohol, agua oxigenada, termómetro, tijeras, gasas, algodón, esparadrapo
• Carnet de salud, seguro médico, cartilla de vacunación
• Ropa: una muda para cada día más una adicional